Los riesgos sobre correr a Albania pareja amore mio

Los riesgos sobre correr a Albania pareja amore mio

“Te lo digo yo, Juan, que permite anos que vivo en Milan. Los albaneses son peligrosos”. Lo dijo golpeandose el dedo indice contra la mesa, igual que queriendo martillar el prejuicio inclusive dejarlo incrustado. Nunca tenia que haber dudas traspasar el Adriatico hacia individuo de los paises mas pobres sobre Europa era un peligro inminente.

?Pero que tan arriesgado/dificil/(agregue la paranoia que quiera) podia ser? En este post un compilado sobre historias producto de correr a dedo a lo largo de casi 2 meses por alla, un catalogo de elegir respuestas la proxima ocasii?n que alguien nos hable mal de este estado. (Si sos de las usuarios que entra aca esperando un “si” “no” “blanco” o “negro” asi­ como nunca tenes ganas sobre leer cualquier hasta el final, hoy estoy excelente de conocer en los peligros sobre correr a Albania podes ver las fotos y no ha transpirado leer el ultimo parrafo. Eso si vas a perderte historias extremadamente interesantes, sobre esas que te gustaria que alguien te contara. Luego nunca digas que nunca te avise).

Hola, estamos aca.

Linda, linda, linda o el secuestro inverosimil

Llegamos a Durres bien temprano por la manana y ni bien conseguimos un mapa del pais nos fuimos a la carretera. Teniamos que llegar a Qeparo de el Hitchgathering, desplazandolo hacia el pelo nunca teniamos mucho tiempo sobre investigar la franja. Sin embargo, fue colocar un pata en la costa y no ha transpirado enamorarse perdidamente de las playas albanesas un mar perfecto, costa de piedra y no ha transpirado unos precios demasiado mas amigables que en Italia. Realizar dedo en Albania es muy simple no solo porque los autos frenan sino porque buena parte del estado, especialmente en la costa, habla o entiende italiano, debido a que no existe que preocuparse de movida por aprender lo fundamental sobre albanes.

Viajamos al completo el conmemoracion, desplazandolo hacia el pelo a eso de estas cinco de la tarde, cuando no faltaban gran cantidad de kilometros Con El Fin De alcanzar a Qeparo, nos freno la femina. Hablaba italiano con urgencia sin embargo con buen acento. Tenia facciones excesivamente bonitas, pero una postura imponente que me hizo meditar en la mujer independientemente. Semejante oportunidad seria divorciada, quiza manejara su propio establecimiento. En seguida nos conto que era cocinera, que habia vivido muchos anos de vida en Milan y que En seguida habia regresado con alguna cosa sobre dinero de abrir un restaurante en Borsh, cercano de Qeparo. Fuera se iba poniendo sobre noche, y no ha transpirado el rumbo de estas montanas ululaba dentro de los arboles. Antes sobre que terminara sobre oscurecer, frenamos en un almacencito en donde la mujer dejo un referente a. Dijo que estaba armando el local, que tenia algunas deudas. Mas el frente del manillar volvimos a frenar, y no ha transpirado pero la novia trataba de normalizar la situacion convidandonos unas porciones sobre pastel, a mi me parecia bastante inusual quedar parados en un cruce en vi­a sobre la nada, esperando a un fulano al que la novia debia darle dinero. (Mas anormal todavia cuando el en se cayo sobre el asiento, asi­ como vimos algo mismamente como 900 euros, casi 3 salarios minimos en este estado). Pero nunca habia nada sobre que desconfiar. Luego sobre cualquier, si era la mujer con un local, era normal que manejara plata.

Mismamente son las playas del sur de Albania

Cuando subio nuevamente al auto nos conto que el emprendimiento de el restaurant incluia alojamiento. Dijo que tenia un espacio enorme de camping desplazandolo hacia el pelo carpas de arrendar, aunque que todavia nunca estaba terminado. Como estaba harto complicado Con El Fin De andar a pie en lo alto de la montana en Qeparo, nos dijo que podiamos ocurrir la noche en su sitio e irnos al aniversario siguiente. Era una muestra sobre hospitalidad muy grande de ser un primer aniversario en Albania (sobre todo viniendo sobre un estado tan cerrado como Italia), asi­ como aunque nos parecio demasiado bueno, dijimos que si. Al parecer, estabamos sobre suerte.

Borsh seri­a un pueblito sobre la montana, a unos kilometros de el mar. Con el fin de llegar a la playa Existen que tomar la calle transversal que sobre noche nunca esta iluminada. Un camino de tierra separa el mar sobre los escuetos comercios. El restaurant sobre nuestra conductora quedaba al final de la avenida, y nunca estaba aun habilitado habia mesas asi­ como sillas de plastico esparcidas por al completo el estadio y la especie de cocina montada en machimbre. Incluso ahi, normal, fuera de por un chiquito detalle en el jardi­n, atras de la cocina, beetalk inscribirse habia comercios de campana estilo militar, con catres, frazadas asi­ como almohadas. En otras palabras nunca era un camping igual que igual, sino un campamento montado con (casi) la totalidad de las comodidades. La chica nos mostro donde dejar las cosas desplazandolo hacia el pelo nos dijo que iriamos a unos amistades, que trabajaban al lado. Desde que habiamos bajado de el auto sentia resonar la musica, aunque recien por lo tanto me habia percatado sobre la disco vecina. El local, ya que a nuevo, era el tradicional boliche bailable de el esti­o. No obstante habia un complemento que hacia que toda la posicion fuera extrana el sitio estaba totalmente vacio. Ademas sobre un barman desplazandolo hacia el pelo un DJ que se movia freneticamente, los unicos adentro eramos nosotros tres. Tomamos la gaseosa asi­ como pronto llegaron tres hombres mas, que Asimismo eran de el grupo. Todo el mundo parecian amigables, salvo individuo, que me dio mala sensacion ni bien lo vi. Nunca me gustaba ni como miraba, ni como se movia, ni los gestos que tenia. Traia unas frazadas para nuestros catres, de este modo que aprovechamos la oportunidad para irnos a la carpa a yacer. Ni bien salimos del boliche de lograr hablar, Juan se alejo con la femina, asi­ como yo me quede unos metros mas detras. En ese segundo, el senor en disputa paso excesivamente cerca de mi, y no ha transpirado pude escuchar claramente decirme casi en el oreja linda, linda, linda. Mismamente, con voz carrasposa asi­ como libidinosa desplazandolo hacia el pelo verde. Desplazandolo hacia el pelo me petrifique.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *